https://www.reef.com/blog/Kai-Otton-Spotlight.html

Fabrican tabla para surf con colillas de cigarro.

Jambu presenta la noticia ambiental de la semana. 

Colillas de cigarro fueron recolectadas en limpiezas de Playa Jacó.

En una iniciativa que nació hace aproximadamente ocho meses para colaborar a la comunidad jacobeña, voluntarios de Selina en conjunto con Karma Tribe, se dieron a la tarea de efectuar limpiezas de playas todos los sábados a las 9:30 de la mañana durante por lo menos 1 hora.

Durante estas limpiezas los integrantes de las recolecciones fueron observando la gran cantidad de colillas de cigarro que se recolectaban, de ahí que se tomó la decisión de reciclarlas y contabilizarlas, dando un número de 20,000 mil colillas de cigarro.

Luego de esto se pensó en el uso que se le daría a dichas colillas y gracias a la historia de Taylor Lane con una fabricación de una tabla con este material, sumado al espíritu conservacionista y amante del mar del grupo de trabajo que realizó la recolección se tomó la decisión de la fabricación de una tabla para surf.

Seguidamente se escogió al shaper Jefferson Tascon, quien tomó una tabla que iba a ser desechada y le dio un nuevo ciclo de vida. Utilizó el contorno y características estructurales de esta tabla que daría fin a su obra y cuyas dimensiones serían de 6 pies de altura por 20,5 pulgadas de ancho en su centro.

 Proceso de fabricación.

Primeramente la tabla reciclada requirió de un proceso de desbastado de su cobertura de fibra de vidrio hasta dejar solo el foam original, luego el foam fue seccionado en seis partes, cada una de estas partes fue desgastada formando canales de tres pulgadas y cuarto de espesor, que es el grosor de la tabla, mismos que iban desde la punta hasta el área de la quilla.

Cada vez que se cavaba un canal y se le retiraba la cobertura de foam, éste era rellenado paulatinamente con colillas de cigarro que se iban colocando una detrás de otra y formando largas filas de colillas que se colocaban hasta cubrir la totalidad del área perforada.

Una vez que se rellenaba cada canal con las suficientes colillas para suplantar la densidad del foam en las partes desgastadas, se sellaba el área terminada para afianzar la estructura. Así se fue haciendo con cada una de las seis secciones hasta tener una tabla cuya alma, en vez de foam, estaba hecha de colillas de cigarro.

En la tabla se empleó aproximadamente una cantidad de 10.000 colillas de cigarro.

“Este proyecto busca crear consciencia sobre este desecho tan tóxico y promover a la vez la reutilización de los residuos. No sólo estamos dejando playas más limpias para las nuevas generaciones, sino que además promovemos la economía circular dándole nuevo uso a este residuo de manera local”. Afirmó Yor Ureña community supervisor de Selina. 

Las colillas de cigarro son el desecho más abundante en las playas del mundo entero, una sola colilla puede contaminar hasta 25 litros de agua desprendiendo arsénico y níquel en nuestros mares. Además son un desecho que pueden tardar más de una década en degradarse.

Redacción y medios: Enrique Hernández – Surfing Republica